Autenticar.com

Gucci, entre tradición y modernidad

hermosa inspiración

Bellas inspiraciones En el origen de la casa, en 1921, Guccio Gucci abrió en su ciudad natal de Florencia, a orillas del Arno, un negocio de marroquinería y una pequeña tienda de maletas ligeras. Su deseo era combinar la refinada estética de la nobleza inglesa que había absorbido mientras trabajaba en Londres y la elegante sensibilidad hacia la artesanía única que heredó de sus orígenes italianos. Fue particularmente capaz de aprovechar el saber hacer heredado de los maestros artesanos toscanos. En la década de 1930, la marca disfrutó de gran renombre entre la sofisticada clientela internacional que vacacionaba en Florencia. Fue en ese momento cuando adquirió el icónico horsebit, un símbolo inmutable de la casa de moda y su estética cada vez más innovadora. Se inspiró en los descendientes de una aristocracia loca por el arte ecuestre, que se encontraban entre los muchos clientes. Estos cavalieri locales adoraban las colecciones de bolsos, baúles, guantes, zapatos y cinturones de inspiración ecuestre presentados en la bottega de Gucci.

Cuando la creación se adapta...

Cuando la creación se adapta… Dificultades ligadas a la historia de los años 40 y la escasez de materiales del exterior, Gucci se vio obligada a experimentar con materiales inusuales en el mundo del lujo, como el cáñamo, el lino o el yute. Se hizo más conocido gracias al bruñido del ratán, que fue una de las innovaciones más sutiles de los artesanos de la casa. Esta técnica estuvo en el origen del asa del bolso Bamboo, cuyas formas curvilíneas se inspiran en las sillas de montar a caballo. Luego, Bamboo se convirtió en el primero de muchos productos icónicos de Gucci. Un lindo pecado de cabezas coronadas y celebridades, el bolso con asa bruñida todavía es el favorito de las damas elegantes en la actualidad.

Una reputación sin fronteras


El universo ecuestre seguirá siendo una fuente de inspiración durante la década de 1950, que será testigo del nacimiento de la franja verde-roja-verde que proviene directamente del contra-sanglón tradicional. Esta raya sigue siendo inseparable de la marca en la actualidad. Esta década es también la de la apertura de boutiques en Milán y Nueva York, que dieron a Gucci una presencia internacional y una estatura como símbolo del lujo contemporáneo. Cuando Guccio Gucci murió en 1953, sus hijos Aldo, Vasco, Ugo y Rodolfo se hicieron cargo del negocio.

Los años 60 marcaron época en la relación entre la marca y las celebridades de la época. De hecho, los productos de Gucci fueron rápidamente reconocidos por sus líneas atemporales y apreciados por las estrellas del apogeo de Hollywood y Cinecittà, pero también por la naciente Jet Set. El éxito es tal que las propias creaciones se convierten en estrellas. Por ejemplo, el clásico mocasín de Gucci, adornado con el icónico horsebit, que ingresó a la colección permanente del Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Pero también el famoso pañuelo de seda estampado Flora creado para la Princesa de Mónaco, a petición personal de Grace Kelly.

Durante la década de 1970, la marca se expandió al Lejano Oriente con boutiques que florecieron en Tokio y Hong Kong. La marca se hizo famosa por su combinación única de innovación audaz y la legendaria artesanía italiana. Los íconos de Gucci se reinventaron y se declinaron en múltiples formas y colores, desde la simple gamuza marcada con el logotipo GG, hasta los materiales más lujosos utilizados, por ejemplo, para confeccionar finos abrigos de cocodrilo con hebillas de cinturón plateadas en forma de cabeza de serpiente.

Gucci une pasado, presente y futuro


El primer desfile de moda de Gucci nació en 1981, en la ciudad donde nació la marca. El renacimiento de la gran casa se produjo cuando Tom Ford se convirtió en director creativo de Gucci en 1994. Le infundió a la marca de lujo un sentido de audacia y provocación que encontró un eco inmediato en el mundo del glamour y la moda. Los tacones de aguja y los vestidos escotados de jersey de seda adornados con detalles metálicos se convirtieron de la noche a la mañana en emblemas de la visión seductora y prestigiosa de Ford. En 1999, Gucci forjó una alianza estratégica con Pinault-Printemps-Redoute y se transformó de una empresa de una sola marca en un grupo de lujo multimarca.

El extraordinario éxito global de Gucci contribuye a que la marca sea considerada la marca de lujo más deseable del planeta. Explorando el legado incomparable de Gucci y confiando en el arte consumado de los artesanos internos, Frida Giannini, la nueva directora artística, ha creado una visión exclusiva para Gucci, combinando pasado y presente, historia y modernidad. Bajo el liderazgo de Frida Giannini, una gran corriente de aire fresco está rejuveneciendo la tradición de innovación de la casa y dándole una nueva vida.

Gucci continúa enfocando sus esfuerzos en fortalecer los valores que han ayudado a construir su envidiable reputación, basada en casi 90 años de historia: exclusividad, calidad, "made in Italy", artesanía italiana y dominio en el mundo de la moda. Distinguiéndose de sus competidores, Gucci tiene la ventaja de poder reivindicar el posicionamiento de su marca, combinando modernidad y legado, innovación y artesanía, destacando tendencias y sofisticación.

La Maison florentina lanzó dos proyectos a principios de 2010 basados en los conceptos de respeto y cuidado por los demás, dos valores que forman parte del ADN de Gucci. Un programa ambiental global para reducir su impacto en el medio ambiente y el lanzamiento de la primera colección infantil de Gucci, que intensifica aún más la reputación de calidad y relevancia de la marca, siendo exclusivamente "made in Italy".

Compartir, repartir:

Facebook
Gorjeo
LinkedIn

Nuestros servicios

El certificado Authentifier.com

¿Por qué utilizar el laboratorio de imágenes acreditado independiente Authentifier.com?
Atestación de Conformidad
Otros elementos